FIN DE SEMANA EN MILÁN

junio 19, 2022

Les cuento que a pesar de que conozco 10 países de Europa nunca había tenido la oportunidad de ir a Italia, en el pasado lo había planeado dos veces, pero por COVID y presupuesto nunca fui y ahora por fin se dio la oportunidad. Mi novio y yo cumplíamos dos años de aniversario y teníamos claro que nuestro regalo mutuo iba a ser un viaje a Italia porque yo no conocía y hace tiempo quería ir. Empezamos a ver las opciones con un mes y medio de anticipación y como queríamos viajar la última semana de mayo (ya casi verano) los vuelos estaban arriba de 300 euros en las principales ciudades como Roma, Nápoles y Florencia. Revisamos por tren y resulta que desde hace unos 6 meses abrieron una ruta directa París-Milano y estaba a un precio accesible así que decidimos ir a Milano y sus alrededores.

 

Duomo - rooftop

TRANSPORTE

 

El tren lo tomamos desde la estación Gare du Lyon, en el centro de París hasta la estación central en Milano. El tren dura 6 horas y es casi el mismo tiempo que vas a tomar viajando por avión, ya que es una hora para llegar a ORLY o CDG en París, más llegar una hora antes y una vez que llegas a Milán los 3 aeropuertos están en las afueras a una hora del centro. Pagamos 144 euros cada uno por el tiquete de tren y es operado por una empresa italiana: TrenItalia.

 

Internamente dentro de Milán utilizamos algunas veces el metro y fue muy sencillo de entenderlo y movilizarse, recuerden siempre estar acompañados de Google maps o dirigirse a una oficina de turismo si quieren más información.

 

HOSPEDAJE

 

Cuando estábamos revisando los hoteles, todo lo que estaba relativamente cerca del Duomo estaba excesivamente caro, 250 euros la noche o más, eso me dio la impresión de que Milán es una ciudad bastante cara (y eso que viviendo en París ya nada me parece caro) y vimos que otra buena zona para quedarse es alrededor de la estación Central donde llegábamos en tren. Esta fue a la mejor decisión que tomamos, ya que cuando llegamos en tren solo caminamos 10 minutos y estábamos en nuestro hotel.

 

 

 

Yo soy de preferir hoteles un poco más modernos, aunque las habitaciones son más pequeñas, varias veces que hemos viajado en Europa nos ha ido bien con la cadena IBIS tiene 3 estilos de hoteles por presupuesto y si solo vas a dormir funcionan. Pero mi novio es más “clásico” y no le gusta mucho lo moderno asi que esta vez nos fuimos por un hotel más tradicional con un look & feel más italiano.

 

 

 

Nos quedamos en el Hotel Marconi (3 estrellas) con desayuno incluido y pagamos 269 euros por noches los dos. El desayuno estaba bastante variado con su sección de panes, frutas, dulces, salados y variedad de bebidas. No me encanto porque como les dije la decoración era un poco old, pero en general bastante bueno, me podría volver a quedar ahí. Las ventajas que tiene, justo al frente hay un supermercado y a los costados hay varios restaurantes, tiene muy cerca estación de metro y el tranvía pasa por al frente. Muy bien conectado.

Hotel Marconi

 

Sí quieren otra opción está el Hotel Ibis Central 

Hotel Ibis Centro

 

 

 

¿Qué hacer en Milán?

 

Mi percepción es que Milán no es una ciudad muy grande, en dos días enteros puedes hacer bastante porque además la mayoría de las atracciones para visitar están bastante cerca una de la otra. Es una ciudad friendly para caminar y las distancias no son muy largas.

 

Lo primero que hicimos fue irnos a la Plaza del Duomo, caminando desde el hotel, nos tomo 30 minutos, el camino es bastante agradable y de paso conocemos un poco la ciudad. Soy fanática de caminar las ciudades, cuando lo haces todo en metro, te pierdes de tanto.

 



En la plaza lo más llamativo es la Catedral, te recomiendo comprar tus boletos con anticipación, ya que las filas son larguísimas y aunque tengas boleto tienes que formar una fila para la revisión de seguridad y tardamos 40 minutos con boleto ya comprado. Los boletos nos costaron 16.50 euros por persona con acceso a el rooftoop de la catedral y por dentro de ella. Algo MUY IMPORTANTE si quieres entrar tienen que tener los hombros cubiertos, y no puedes tener short, debes tener ropa por debajo de las rodillas (sí, esto me dejo en shock) y no solo pasa para la catedral, pero para otras iglesias que visitamos también.

 

Luego del Duomo fuimos a la Galleria Vittorio Emmanuel II que están justo a un costado de la plaza, y es el centro comercial más viejo de Milán y su nombre se debe al primer rey de Italia. Son 4 pasajes que se encuentran en el centro donde hay una gran cúpula de vitrales. Uno de los mitos que corren en a la ciudad es que si quieres regresar a Milán debes dar una vuelta con los ojos cerrados sobre el toro que está en uno de los escudos del piso.

 



Cuando terminamos en la Galleria uno de los pasajes te lleva directo a el Museo de Da Vinci y otro al Teatro allá Scala, un buen dato para entrar al teatro es escoger una hora donde no haya ensayos, ya que si hay ensayo no tienes acceso completo al teatro.

 

Otra actividad para hacer es visitar el Castello Sforzesco, puedes apreciar la estructura desde afuera y entrar por un camino que conecta el Castello con parque Sempione o puedes entrar al visitar el Castello por dentro. El parque Sempione es un parque muy grande con varios lagos y está perfecto para hacer un picnic o tomar una siesta. El parque conecta con el barrio de Brera que está muy lindo para recorrer y donde también se encuentra la Pinoteca de Brera que es la principal galería de arte en Milán.

 



Hacia las horas de la tarde nos movimos al barrio NAVIGLI, un barrio encantador, en donde se encuentran unos canales, tiene un poco el vibe de Ámsterdam, pero más romántico, lleno de restaurantes, bares, galerías de arte y muchas tiendas vintage. Es divino para recorrer sentarse a tomar un drink y tener una buena cena. Es un área también para salir de fiesta.




 

Starbucks Roastery Milán: esto no es muy italiano que digamos, pero es bastante visitado. Es un formato de tienda que Starbucks ha abierto en ciertas ciudades del mundo para mostrar un poco el proceso de como tuestan y empaquen el café que venden. Existen 6 de estas tiendas en todo el mundo y la de Milán fue escogida para honrar a los italianos por la inversión del expresso (que fue en Turín no en Milán, pero bueno).

 



Osario de San Bernadino es una iglesia que es famosa por su pequeña capilla que es un osario lleno de calaveras, esto sucedió cuando en 1210 el cementerio que estaba a un costado de la iglesia se quedó sin espacio y decidieron colocar los huesos de los restos en esta capilla por considerarse un lugar sagrado.

 



El cuadrilátero de la moda se encuentra muy cerca del Duomo y es un cuadro imaginario entre Via Montenapoleone, Via Alessandro Manzoni, Via della Spiga y Via Sant'Andrea que están llenas de tiendas y boutiques de los más altos diseñadores italianos y del mundo.

 

Nosotros visitamos todo por nuestra cuenta y a nuestro ritmo, pero recuerden que siempre están los free tours y son una fácil y rápida manera de conocer la ciudad y su historia.

 

¿Dónde comer?

 

PIZ: una pizzería muy popular cerca del Duomo, perfecto para un luch rápido, sirven muy rápido y las pizzas son deliciosas, el menú no es extenso, pero tiene suficiente para escoger.

 


Béle Ristorante: lugar ideal para una cena romántica, tiene una parte cerrada y una terraza techada, el sabor muy bueno las porciones bastante gourmet. (ubicado en el barrio Navigli)

 

Otras recomendaciones de restaurantes:

 

  • Ciciará
  •  San Maurí
  •  Ristorante La Brisa

 

Un super dato es que en la estación de tren central hay espacio para dejar tu equipaje por 6€ la pieza por 5 horas y a partir de ese tiempo sube el precio.




Después de estar en Milán nos movimos a Lago Como, pero de eso les cuento en otro post. Espero que estos datitos le sirvan para su próxima visita en Milán y si te gusto compártelo con alguien que sepas le va a tener una mejor experiencia viajando.

 

Un abrazo,

 

 

 

 

Un paso a la vez
Un paso a la vez

Mujer Panameña, viajera empedernida, amante del buen comer.

Este es mi post más reciente Anterior

Comentarios